Tabaco y salud bucal, malos compañeros de vida

Para un fumador, el riesgo de padecer cualquier enfermedad en la boca es tres veces mayor que el de una persona que no fuma. Y las enfermedades progresan con mayor rapidez además de dificultar su detección precoz y verse limitados sus tratamientos:

  • Las bacterias son más agresivas
  • Los vasos sanguíneos están afectados, reducen su calibre por lo que no se muestran signos de inflamación, tan importante para desenmascarar entre otras, patologías de las encías (gingivitis, periodontitis, mucositis, periimplantitis)
  • Los tejidos periodontales se alteran
  • El sistema inmune está dañado reduciendo las células defensivas y empeoran su funcionamiento.

 

Además, fumar provoca:

  • Manchas en los dientes
  • Mal aliento (halitosis)
  • Deterioro del sentido del gusto y el olfato
  • Cáncer oral

 

Por todo esto, te recomendamos dejar de fumar. Pide ayuda si es necesario. Si lo consigues, a las 4-6 semana, habrán mejorado sensiblemente:

  • La vascularización de la encía.
  • La respuesta al tratamiento.
  • Los riesgos, en general.

 

Etiquetas:
No hay comentarios

Deja tu comentario

PROTECCIÓN DE DATOS | Responsable: Antía García. | Finalidad: responder a tu consulta. | Legitimación: tu consentimiento. | Destinatarios: los datos no se cederán a terceros salvo por obligación legal o necesidades de la actividad. | Derechos: entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. | Información adicional: Política de privacidad.